Deadpool y la mutación chachi del “cine de superhéroes”

Deadpool… allá vamos. Adaptación del personaje creado por Rob Liefeld en los 90. Dirigida por Tim Miller un recién llegado. Protagonizada por Ryan Reinolds. Estreno más taquillero de la historia para mayores de 17 años.  Blablablabla. El rollo hiperbólico habitual. A mí lo que no se me quita de la cabeza es esto: 

Es posible que esta película se haya cargado el género de la manera que la industria lo entiende ahora mismo. O no. La gran sorpresa ha sido exclamar “ha sido un éxito, va a abrir la puerta a adaptaciones de cómics violentas y (aún más) absurdas.” Y sigo sin ver nada de malo en todo esto. Redlettermedia lo dijo antes, y suscribo: posiblemente después de esto DC compita con Lobo. Si DC tuviera idea alguna de lo que está haciendo.

En la mañana del día que vi la película un niño de 6 años, acompañado por su madre y abuelo, no paraba de decir “¡Mira: Deadpool! Tenemos que ir a verlaaaaaa :D” Y esto fue respondido por una breve expresión de negación que detuve inmediatamente.

Dejad que los niños se acerquen a él. Que vean lo mas inapropiado en el peor momento. Joder, soy un hijo de los 90 que se crió con Jesús Gil hostiando a Caneda en todos los telediarios, y ángulos posibles. Que veía series de animación desquiciantes y/o violentas a la hora de comer.

Madre, si lees esto: que sepas que todo lo anterior es un artificio con fines dramáticos para enganchar al lector y crear la ilusión de que tu progenie ha vivido peligrosamente. Tu hijo es una persona respetable y cuerda. Todo mentiras. Todos locos.

¿Alguien se acuerda de la canción que compusieron para Marvel vs Capcom 3? Es increíble.

No hemos salido tan mal. ¿No? Los medios, asociaciones de padres, expertos en juventud/medios/nuevas tecnologías profetizaron demasiadas veces que acabaríamos siendo asesinos en serie. O peor, Mario Conde. Y todos fallaron.

Volviendo al tema: me encantaría saber cuántas estampidas de padres y abuelos indignados tirando de la mano/brazo/torso de sus hijos/nietos hubo durante el fin de semana del estreno. Lo que me lleva a preguntarme si los astutos taquilleros avisan o no del contenido del arte que exhiben. Pasó con South Park: más grande, más largo, sin cortes. Volverá a pasar. ¿Cuántos niños querrán ser como Deadpool?

También tengo otra duda: ¿es aceptable el doblaje? Porque viendo los trailers (y la malsana y culturalmente nociva costumbre de localizar y adaptar jerga y referencias casi me espero cualquier cosa). Quizá cambiaron Rosie O’donnell por Florinda Chico. O por Esperanza Aguirre. Vete tú a saber.

Disparo de aviso a navegantes: si hubiese llegado sólo doblada no la habría visto. Como con Scott Pilgrim. No será un problema en la secuela. En la fecha de publicación de estas líneas lleva recaudados casi 10 veces más de lo que ha costado. No, no hablo de Scott Pilgrim. Nadie fue a ver esa película a los cines.

Eh, ¡segunda entrada consecutiva en la que cito esa película! ¡Y la única adaptación de un cómic que le han dejado rodar a Edgar Wright! Debería volver a verla…

A todo esto. ¿A quién van a coger para hacer de Cable?

3 comentarios en “Deadpool y la mutación chachi del “cine de superhéroes”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s