Room (2015, Lenny Abrahamson)

(Nota: esta crítica no contiene detalles fundamentales del argumento ni su final.)

Cuando uno alcanza un grado determinado en una afición, extrapola héroes y villanos. Autores y artistas que indiferentemente de dónde aparezcan, el aficionado estará allí presente. Para reír, admirar, o eviscerar. De cuando en cuando es necesario ver películas sin tener ni idea del argumento o premisa. No por tirar de pose, sino porque a veces hay más ejecutivos con almas de matadero que inteligentes comerciantes. Pero me desvío.

Gracias Warner por quitar una de las pocas sorpresas posibles de Batman v Superman.

Completamente a ciegas. Sólo por quién aparece/crea. Una muestra de confianza entre lo tribal e infantil, que cuando funciona resulta en días gloriosos. Lo contrario que las grandes superproducciones, donde meses antes del estreno ya se conocen casi todos los detalles imaginables.

Room es una excepción, y no sabéis cómo me alegro de no haber leído, ni visto, nada. Sólo sabía que Brie Larson actúa en ella. Y con eso me bastaba. Su trayectoria ha pasado de secundaria memorable a portento interpretativo. Para más información, que alguien vea de una vez Short Term 12 (que aquí se llamó Las vidas de Grace por alguna razón), The Spectacular Now. Joder, es lo unico que recuerdo de Don Jon. O incluso su papel secundario en Scott Pilgrim vs the world.

Para quien necesite un poco de orientación: Joy (Brie Larson) vive con su hijo Jack (Jacob Tremblay) en una habitación. Ella protegerá a su hijo, haciendo lo que haga falta. La experiencia se fue hilvanando poco a poco en mi mente en cuanto las secuencias se sucedían desde la perspectiva de Jack.

Esta es una historia de supervivencia.
Esta es una historia de supervivencia.

Frente a la visión tierna de Jack, hay multitud de momentos realmente angustiosos. El vínculo entre Joy y Jack es una de las relaciones madre-hijo mejor desarolladas en muchos años. Absorbe toda la atención del espectador. No hay feísmos, ni esperpento, una multitud de detalles que nos sumergen y adaptan al medio físico de los personajes. El director hace un trabajo prodigioso engañando la percepción del espectador. Consiguiendo que los personajes nos rodeen y el entorno nos supere.

Y no diré más, porque quiero que lo descubráis vosotros mismos. Que compartáis esto entre vuestros seres queridos y propagueis la palabra.

Un último acto de fé: no ver ningún trailer, crítica que no destripe el argumento, o el propio cartel. La mala praxis publicitaria en este título supera completamente los límites de la negligencia profesional.

Están promocionando la película de la peor manera posible. Si a cualquier ser pensante que lea este texto quiere tener una de las mejores experiencias inmersivas audiovisuales de la década, que me haga caso. Sea en cines, o en casa. De manera legal o ilegal. No es la primera ni la última vez que un par de empresas desaprovecha un poderosísimo discurso lírico y audiovisual contenido en esta obra de arte.

Y sentencio: esta es una de las mejores películas de la década. Larson y el guión de Emma Donoghue (autora de la novela original) se merecen el Oscar. Es criminal que Jacob Tremblay no haya sido nominado. Y, junto a Mad Max, Spotlight y Los Odiosos Ocho, es la mejor película de 2015.

Obra maestra.

Esto es lo único que recuerdo de Scott Pilgrim. Me pregunto por qué.

2 comentarios en “Room (2015, Lenny Abrahamson)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s