Enablers

tumblr_ne7u6wZrN21rne776o2_250

noun

One that enables another to achieve an end; especially :  one who enables another to persist in self-destructive behavior (as substance abuse) by providing excuses or by making it possible to avoid the consequences of such behavior.

Una conocida intenta conversar conmigo sobre películas, comida y principios de año. Intento tener una charla decente, pero todo es incómodo e inadecuado: nunca hemos tenido buena relación, ni opinión válida el uno del otro, ni puntos en común con los que poder conectar. Nada.

O eso creo.

Ni siquiera la tengo en ningún perfil social. Ni tendría confianza alguna debido a algunas circunstancias y acciones que ella ha llevado a cabo en el pasado. Y aun así, continúa la conversación. ¿Por qué? ¿Piloto automático? Posible cuestión de educación. Esas tonterías sobre el qué dirán y la compostura taladradas en la sien mientras cursas Primaria.

Mantener las formas para no perjudicar a terceras personas, que en muchas ocasiones te dejarían tirado para conservar las dos o tres migajas que han podido conseguir en sus vidas. Por esperar que las cosas mejoren por sí solas, sin saber qué hacer mientras tanto. Es un milagro navideño que muta en pura vergüenza ajena.

Si hablas poco, malo porque estás pasando. Si hablas mucho, peor porque te estás rayando. Pareces imbécil si escribes como un subnormal al rebajar el nivel de discurso para que la otra persona no se sienta inferior (lo que ocurre muchísimo eh). Y te quedas en pedante si decides tener un poco de confianza y hablar de igual a igual[i]. En qué quedamos.

Joder con la gente y la tontuna perpetua de hablar más, y con mayor expresividad, a través de una puta pantalla para luego actuar como muertos cara a cara.

Hablar se hace más difícil cada día. Podría hablar de que la responsabilidad es siempre externa y nunca propia. El mundo contra mí y no al contrario, sino una mezcla de ambas. Se trata de expectativas y un optimismo bastante gilipollas.

De no esperar tanto, no se repetiría la situación. No volvería a caer en esto. Y sí, en más de una ocasión he planteado mis dudas y preocupaciones de manera explícita y directa. Las respuestas clásicas son evasivas rápidas y acusaciones de que malinterpreto la situación. Sólo hasta que expongo una a una las razones que me llevan a pensar así veo confirmación parcial de lo que sospecho.

Lo cual hace que, en determinadas ocasiones, considere que quizá esto sea algo mucho más grande que una simple queja sobre la incomunicación en el mundo moderno. Algo mayor, grave y posiblemente irreversible.

En un mundo ideal, y por lo tanto aburrido, la culpa nada más que la tienen los demás. En un mundo hipócrita e ignorante también. La mayoría de la gente es gilipollas, pero resulta más estúpida aún la actitud de poder cambiar el mundo y rectificar, ordenar y guiar a dichas personas.

Pero peor que todo esto es estancarse en ser un enabler, una persona que permite a los demás tener actitudes y realizar acciones autodestructivas que perjudicarán a quien las haga y, en algunas ocasiones, a otros. Y casi siempre es el que acarrea mayores responsabilidades morales sobre los males del mundo. Permitir que quien no debe haga lo que no es correcto te convierte en alguien peor. Incluso si, como en este caso, el primer y último perjudicado eres tú mismo.

Estas dos fuerzas, la de pretender rectificar y la de permitir que ocurra lo inadecuado, son de las causas perdidas más presentes durante toda mi vida. Fuentes de frustraciones y desencuentros, de reflexiones tardías y noches de inventario moral e histórico buscando averiguar en qué me he equivocado para creer que puedo pensar así. Y sin embargo siguen ahí.

Algún día se irán. Como la salud física, las ganas de vivir, o la cordura. Pero hasta nuevo aviso, es lo que corresponde aceptar.

Tanto yo, como todos los demás.

[i] Y ni siquiera hay intención alguna en el uso de un tipo de vocabulario u otro para con la otra persona. El nivel de lenguaje empleado obedece a una decisión puramente egoísta, y no a una manera de clasificar, despreciar, intimidar y pecar de soberbia al relacionarse con otros. Para que nos entendamos, haré un símil bastante simple y estúpido: para algunas personas limitar el vocabulario sería como limitar la movilidad corporal. Yo soy una de esas.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s