Bienvenido

Una reciente amistad se ha trasladado a la capital. Es una persona del Sur que ha venido aquí guiado por la búsqueda de trabajo, la familia con la que cuenta, y el amor de una relación sentimental iniciada.

Ya era hora.

No tengo ni idea de lo que pasará. De lo que él espera de esta ciudad ni con lo que se encontrará. Pero todos los implicados dicen que es lo mejor que podía hacer. Y que no le dejaremos sólo.

La noche que reveló su decisión bromeamos sobre si debía diluir sus dejes lingüísticos y adaptarlos a los presentes. Le dije que no, que la metrópoli sigue siendo una mezcla de mil acentos desde los años del perpetuo éxodo rural. Que los tópicos sobre nosotros y nuestras costumbres siguen siendo aproximados pero no certeros como una ley natural.

Que, como pasó conmigo, sus descendientes tendrían una mezcla de ambas culturas y maneras de vivir. Y que, por lo que más quiera, no pierda su manera de ser sureña por vivir aquí. Demasiados acomplejados provenientes de las provincias que hacen la gilipollez de confundir asimilar con integrar.

Bienvenido a la ciudad del cambio y el pánico. De las pocas y furiosas luces y de muchas sombras perennes. De la oportunidad y el fracaso. De la innovación y la náusea por repetición. De las noches eternas y los días a medio beber. Del frio que tarda en llegar y el calor, ridículo para lo que está acostumbrado, que vendrá. Del colapso por saturación en lugares comunes contra la proliferación de nuevas iniciativas. De las sonrisas y la eterna furia producida por cocaína mal diseminada por la estratosfera (también llamada como la otra boina que no debe ser nombrada). Del arte y las chorradas. Del alcohol severamente encarecido, locales con tarifas delirantes y condiciones semejantes a las trashumancia. De las mil firmas y establecimientos corporativos contra pequenas tiendas viejas y bares antiguos. Y de vez en cuando arte y sorpresa. Esperanza y risas, aunque sea a costa de otros. Anonimato y omnipresencia. Estatus propio contra mente colmena. Desconcierto y firmeza. Madrid contra Atleti. Extrarradio contra el Distrito 1 y el Distrito 4. Religión contra lo sacrílego. Bien contra el mal.

Esta mierda va a molar.

Bienvenido. Esperamos que disfrutes de tu estancia. Y, si hay suerte, que sobrevivas a la experiencia.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s