V.O.

ACTUALIZACIÓN: 20/7/15; 10:40: Al final de este artículo hay capturas de pantalla de la versión original de dicha web. Versión archivada aquí, y backup aquí. Comunicado de Carmena y Carmona aquí y aquí:

La web “Madrid Versión Original” evitará hacer menciones a periodistas, argumentos “ad hominem” o menciones específicas a profesionales. Se limitará a emitir información, publicar notas aclaratorias o ampliaciones de la propia información.

17/7/15; 16:00 CEST. Esto:

Así que el gobierno de Manuela Carmena ha establecido una web llamada Versión Original para permite a los ciudadanos y a los medios de comunicación encontrar la información original que dio lugar a una noticia que en su recorrido se ha modificado y contiene datos que no son exactos o son matizables y que no está abierta a opinión ni es un espacio de debate.

Estas citas son sólo del primer párrafo del apartado de dudas e información de la propia web.

Joder.

La web parte con el objetivo de rebatir informaciones publicadas en medios no vinculados al ejecutivo[i], especificar errores cometidos y realizar aclaraciones. Es otra medida de contención ante la avalancha mediática de críticas que irán en ascenso hasta que dichas formaciones desaparezcan del poder.

Y tras echar un vistazo a lo que hay, hace que recuerde unas pocas cuestiones:

UNO: La idea de que un gobierno elegido democráticamente tenga la oportunidad, que en realidad es mero deber, de informar debida y claramente a sus ciudadanos (votantes o no) de las medidas y actividades que realiza es inexcusable… pero en este caso redundante. Los distintos organismos cuentan con boletines oficiales regionales (en el caso de Madrid el BOAM), así como los autonómicos (BOCM en el caso de Madrid), y a nivel nacional. Incluso si estos no fuesen suficientes, puesto que su tarea es establecer medidas ya adoptadas y no propuestas/debates previos o en curso, hay diferentes departamentos de comunicación y gabinetes de prensa. Su función es transmitir lo que el poder ejecutivo realiza. Supervisar a los medios de comunicación, incluso sin propósito de sancionar/censurar lo que en libertad publica/opina, es un atentado directo no contra las libertades fundamentales sino contra todo sentido común.

Una risa, vamos.

La existencia de los medios de comunicación públicos, y de su subsiguiente utilización como plataformas de propaganda gubernamental, es un hecho inevitable que los nuevos partidos deben erradicar y no un argumento para justificar la iniciativa de Carmena.

DOS: La función de un gobierno debería ser la de supervisar sus propias acciones y actuar en consecuencia, no inmiscuirse en las actividades de los ciudadanos y empresas más allá de lo que dictaminen los marcos legales vigentes. La transformación y regeneración democráticas van más allá de decir “eh, los que han estado antes son unos corruptos. Apoyadme y jamás volveréis a pasar hambre.” Sin autocrítica no se cuenta con valor alguno, y el de Carmena no es una excepción. Y no, la cantinela de “dejadnos tiempo para actuar y ya veréis” ya no es aceptable.

Esto no es una propuesta a largo plazo sino una directiva moral con la que actuar desde un principio. Está dejando de tener gracia. Condescendencia vieja con nuevo envoltorio que hemos visto antes y ya sabemos cómo acaba.

TRES: Supuestamente la empresa periodística, y/o el concepto de expresar/crear opiniones/informaciones/creaciones, está garantizada por el Artículo 20 de la Constitución Española.

Respiraría tranquilo, pero es el mismo papel inamovible que dictamina la igualdad de los españoles ante la ley mientras siguen presentes aberraciones sociales y jurídicas como la Ley de Violencia de Género, y el derecho a vivienda digna y adecuada cuando el actual gobierno está más preocupado porque los bancos mantengan en propiedad decenas de miles de pisos vacíos que gestionar o negociar su alquiler para con los que menos tienen.

CUATRO: Unos gritan censura

¿Es legítimo hablar de censura cuando es más una cuestión de un marco legislativo restrictivo que considera inapropiadas ciertas opiniones y actitudes ante los símbolos de poder de este país?. El Artículo 56 de la Constitución Española es una miríada de dulzura y protección legal para con la Jefatura del Estado. Como refuerzo se cuenta con el sacrosanto Artículo 491 del Código Penal. Y de postre, no olvidemos el Artículo 543 sobre los ultrajes a España, sus Comunidades Autónomas, símbolos o emblemas.

Todo esto, sumado a la Nueva Ley de Seguridad Ciudadana y tienes un país donde símbolos e instituciones, en los que no has tenido voz ni opinión algunas, pueden hacer absolutamente lo que quieran contigo desde una legalidad cuestionable y una moral desaparecida en combate. Donde banderitas, desfiles y protocolo valen más que millones de personas. Donde los cuerpos de seguridad del Estado se distancian más de los que no están en el poder. Razón de más para recordar que quienes hablen con el discurso incorrecto podrán acabar en la cárcel y/o inhabilitados. Esta situación es especialmente dramática cuando comparas los marcos legales de otros países.

Pero, por desgracia, no es sólo la acción de unos políticos sino la complacencia de muchos ciudadanos. La Nueva Ley de Seguridad Ciudadana sólo materializa el sueño pajero de controlar y silenciar a quienes piensan de otra manera. Su contenido y forma son potencialmente apolíticos y maleables para una posible reutilización por los sucesivos gobiernos, libertadores o no.

Espero equivocarme.

CINCO: …y otros manipulación.

Un poco de semiótica: no hay una versión original. No hay una verdad universal. No hace falta ser periodista para saber que el objetivismo es una quimera. Sin que nos demos cuenta la información se procesa de manera diferente según cada uno de nosotros por miles de factores que no pienso enumerar aquí porque no es el tema. Que alguien dé prioridad a ciertos aspectos/datos/hechos de una información ya diverge de una posible versión objetiva/original de la historia.

Y, yendo a lo más palpable y diario, es fácil distinguir cuando un medio se posiciona en pro de aquellos a quienes les guiña un ojo. Hace menos de un par de horas mientras veía un conocido programa de tertulia matinal una presentadora sustituta de verano ha ido corriendo a rebatir palabras de un cargo del partido del gobierno tirando de hemeroteca. Me pregunto si habrían hecho lo mismo tratándose de cierto partido en alza.

La respuesta es no.

No hay salvadores ni verdugos, sólo empresas de comunicación con un personal especializado en múltiples disciplinas que aluden a los deseos más primarios de la ciudadanía, siendo uno de ellos confirmar prejuicios. No es periodismo, es psicología, sociología, ciencias del comportamiento, marketing, relaciones públicas y decenas de artes y ciencias usadas para convencer y vender. Pocas personas de un determinado signo político leen prensa de ideología contraria salvo para hacer el clásico cortapega en vías sociales, incluyendo los insultos de turno. Esto no es triste, es previsible, soportable y a veces hasta divertido.

La tristeza viene cuando ves que, tanto informadores como sus consumidores, van más allá de la broma y se lo empiezan a creer de verdad. Lo que me lleva al último punto:

SEIS: Diría que esto es sólo un bache, que me preocupo de más por una cuestión que nadie recordará dentro de unos meses/días/horas y de una iniciativa que ni censurará ni cambiará nada, peeeeero… cada día avanzado en la dirección equivocada preocupa. Aún sigo viviendo en un país donde expresar libremente opiniones contra ciertas figuras de autoridad está penado severamente.

Un país donde por la libertad y la concordia se han ido progresivamente restringiendo los pocos subterfugios existentes que esquivaban los bandazos de unas instituciones legales utilizadas como brazo armado de los gobiernos de turno. Donde los propios ciudadanos tienen parte, si no la gran mayoría, de toda la culpa al perpetuar durante décadas una mentalidad simple (blanco o negro, rojo o facha, y así seguimos), persiguiendo opiniones heterodoxas y aplaudiendo la defensa de la libertad sólo cuando les beneficia. Personas incapaces de que se les diga la más mínima crítica, comentario o incluso insulto. Los afiliados del “conmigo o contra mí”. Una línea editorial social y cultural que machaca a los que se atreven a pensar de otra manera.

Los libertadores que se escandalizaban cuando el primo tercero de la ganadera cuyos cerdos eran penetrados cada sábado por el compañero de mus de Dios sabe cuál cargo político de alguno de los dos partidos principales era incorporado en las listas y cargos municipales de un pueblo perdido de Cuenca callan como putas cuando primos, hermanos, parejas y demás parentescos forman listas y reparten cargos tras las elecciones autonómicas. Todo sea por mirar donde más conviene.

Esta es la gente a la que hay que repetir que no hay ideologías políticas que justifiquen mala praxis y pura corrupción.

La endogamia y nepotismo son una puta mierda. Vengan de donde vengan, es así. Nos guste o no.

Web original aquí (a fecha de 16 de Julio de 2015):

Versión en archive.is:
https://archive.is/OCuwt
https://archive.is/gmV98
https://archive.is/MqtUn
https://archive.is/w3wle
https://archive.is/VlsFx
https://archive.is/PwHtm
https://archive.is/8iBFQ

Adjunto capturas de pantalla:

 

[i] Aunque la vinculación no se establezca de manera abierta y explícita, es evidente la persistencia de favoritismos, simpatía, o mera propaganda entre figuras destacables de los medios en nuestro país. Desde aquellos que desempeñan su profesión en platós, para luego participar en iniciativas políticas públicas, hasta los miembros de cualquier consejo ejecutivo de inversores. Esto ha existido y existirá siempre. Y a estas alturas lo que cuenta es estar bien despierto.

De todas maneras, para qué negar la mayor: estamos ante una de las legislaturas más divertidas de toda la historia. Un período político que cada vez se parece menos a una etapa de cambio y más a esto:

Un comentario en “V.O.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s