White God (Dios blanco), (2014, Kornél Munduczó)

La siguiente crítica de White God (Dios blanco) ha sido posible gracias a un preestreno promovido por el directorguionista y actor Brays Efe y organizado en los Cines Golem de Madrid el 16 de Junio de 2015. Desde aquí nuestro agradecimiento y, como siempre, deseos de lo mejor para todos ellos. Dicho esto…

white god

Lili es una adolescente húngara que debe abandonar a su perro Hagen por presiones familiares, vecinales y de las autoridades. Con un ambiente familiar desestructurado, debe quedarse a vivir con su padre. Este se niega a pagar un impuesto extra por tener a un ejemplar que no sea de raza. Cuando una de las dos razones justificantes de su felicidad desaparece, ella intentará reparar la situación… sólo para darse cuenta de la transformación de Hagen: de simple mascota doméstica a instigador de una asesina revolución canina.

Sí… tal cual.

La primera pregunta es la más obvia: ¿qué demonios ocurre en Hungría? ¿Por qué tanta crueldad con estos animales y obsesión sobre su pedigree? Munduczó asegura que la distinción entre razas y la postura gubernamental está inspirada en una propuesta de ley que no prosperó en su país. La lógica que narra esta historia es extraña desde el primer momento. ¿Obedece a diferencias culturales desconocidas?

La respuesta llega bien pronto: este drama sobre una adolescente y su perro es una fábula. Tiene que serlo: el tratamiento es tan dramático y cercano al esperpento que no hay otra opción. Todos los personajes implicados carecen de una personalidad vertebrada más allá por sus acciones y no por sus pensamientos e ideas: tenemos a la joven perdida, el padre estricto y confuso pero no carente de amor, la criatura inocente convertida en monstruo cruento e inteligente por la barbarie e ignorancia, etc.

White God es disyuntiva a la hora de poder definir y, por lo tanto, errática y caótica en su tono. No alterna la comedia con el terror/suspense/drama/acción como haría Joon-ho Bong, sino de mezclar media docena de géneros y estilos tonales aleatoriamente. Trata de introducirnos en la mente de un animal con ciertos rasgos de consciencia que primero reacciona ante el sufrimiento, después aprende de él y luego responde con fuerza. La progresión es sutil, interesante y desesperanzadora.

Durante y después del visionado ciertos espectadores podrán darse cuenta de la gran cantidad de tramas menores desaprovechadas y/o inconclusas, y personajes menores cuya intervención y desenlace se deja en el aire, y sentir confusión… hasta averiguar una posible razón: la comparación más clara se establece con las recientes Origen/Amanecer del planeta de los simios (2011, Rupert Wyatt; 2014, Matt Reeves) y en estas, al igual que con otros tantos títulos de terror/catástrofes, el drama humano es inevitable por razones de  compensación en metraje/ritmo/presupuesto/tono. El hincapié en las múltiples relaciones disfuncionales de Lili obedece a un doble propósito: mostrar su confusión ante el qué hacer con su vida (léase: pubertad), y reflejar su intento de compensar la desaparición de Hagen.

white god 3Zsófia Psotta como Lili, personaje secundario de su propia historia

Todos sus vínculos humanos son imperfectos y destinados al fracaso desde el principio. Todas las esperanzas puestas en la búsqueda de una nueva y gratificante existencia son en vano.

En el tercer acto su soledad se tornará en desesperación suicida. Y la rabia de Hagen en furia homicida. Es aquí cuando se convierte en un slasher bastante grato, y donde las escenas más espectaculares, impactantes e inevitablemente risibles por su carácter hiperbólico tienen lugar. De nuevo el contraste: el trabajo con los animales (cientos de perros rescatados de perreras y entrenados meticulosamente) es excepcional, la fotografía es ejemplar, la música es correcta (incluso formando parte de la resolución cerrando un arco inicial). El mediocre montaje lastra el resultado general y el impacto emocional en bastantes ocasiones: queda poco claro el lapso de tiempo desde el comienzo de la revolución hasta el final de la película, ¿varios días?, ¿una semana?. Y que no haya más muertes y destrucción. El desenlace es, sin duda, merecedor de la espera.

Esta es una de las obras más intrigantes que he visto nunca. Parte Disney, parte Troma/Asylum, parte Cronenberg y Haneke teniendo un hijo bastardo en impía unión, parte Ken Loach teniendo sueños febriles en los cuales es un furry revolucionario, parte Tyler Durden transfigurado en Lassie puesta de krokodil.

vlcsnap-2015-06-18-14h19m23s66

¿Es tan violenta como algunos críticos aseguran? No. No explícitamente. Llegados a la mitad del segundo acto, Hagen es entrenado como perro de pelea, con su consiguiente y detallado montaje. La película no consigue conectar completamente con las escenas violentas (siempre fuera de plano o editadas bajo el influjo de una evidente epilepsia), pero a nivel narrativo nunca sobran para construir la evolución de Hagen. Multitud de detalles reflejan su adaptación al entorno y a las normas humanas usadas al comienzo para intentar encajar y, una vez llegados a la masacre inevitable, detectar los puntos débiles de nuestra especie: la avaricia, la estupidez, la mezquindad, y la cobardía. Irónicamente la rabia y fuerza conseguidas por la crueldad humana derivarán en su contra.

La mezcla es disfuncional y bordea el desastre por momentos, pero las intenciones son honestas y la experiencia aunque desconcertante (o quizá debido a ello), es memorable, hipnótica y bella. Completamente recomendable, desde al pajero del cine de género como para el hipster connoisseur de nuevas obras de arte y ensayo. Necesito verla otra vez, rodeado de personas que sólo conozcan el nombre y una breve sinópsis, pero ¿en cuál estado para poder apreciar o coger nuevas interpretaciones…? Eso se verá.

White-God-at-Cannes
Uno de los dos perros que interpretó a Hagen junto a Psotta y Munduczó en el Festival de Cannes de 2014

Fecha de estreno en España: 19 de Junio.

white god poster feher_isten_ver3_xxlg

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s