In the Hall of the Mountain King (o mi visita al Congreso de los Diputados)

La semana pasada acudí a una sesión del Congreso de los Diputados que tuvo lugar el jueves 26 de Febrero. Es bueno conocer el hábitat de parte de los que te intentan convencer a diario para que les dejes dirigir el país. Sobre las puertas de la entrada al Hemiciclo hay los siguientes nombres escritos y enmarcados en oro:

PUERTA DERECHA: Juan de Padilla, Juan Bravo, Francisco Maldonado, Juan Lanuza, Diego Heredia, Juan de Luna.

PUERTA IZQUIERDA: Daoíz, Velarde, Álvarez, Palafox, Moreno, Ruíz Mendoza.

Esta es mi tercera visita (las dos anteriores fueron en una jornada de puertas abiertas y en la capilla ardiente de Suárez). La tribuna destinada a oyentes se sitúa a la derecha desde el púlpito del Presidente del Congreso. El acceso se encuentra en una puerta trasera casi al final de la Calle Zorrilla. La asistencia como oyente al debate del Estado de la Nación, que tuvo lugar el martes 24 y miércoles 25, se complica al asistir un gran número de autoridades, medios, e invitados de parlamentarios. “El número total de asientos que pudimos reservar para gente como tú fueron 5. El resto, repartidos así” asegura un empleado de Tribuna, que después me contaría por qué algunos de los agujeros de bala del 23F han desaparecido. “El año pasado hubo inundaciones y tuvimos que hacer algunas obras. Tapamos los agujeros.”

Los primeros parlamentarios en llegar son el Secretario General del PSOE Pdr Snchz, el político sin vocales ni carisma, y Antonio Hernández. Charlas animadas entre los asistentes más jóvenes que están a mi derecha en la tribuna. Desde aquí arriba parece una atracción que no termina de arrancar. En un sentido biológico del término no puedo dejar de llamar a los parlamentarios (y los demás empleados, y el presidente de la cámara) como seres humanos. Pero desde un punto de vista moral y mental no estoy tan seguro.

El presidente llama al orden y pide que se ocupen los escaños. Hoy es el día de resaca y enmiendas tras las dos jornadas previas del Debate del Estado de la Nación que, como siempre, ha ganado uno u otro según cuál medio informativo uses. La acústica del micrófono del Presidente es deficiente, y reverbera de forma desagradable. Al comienzo de la sesión no hay ni la mutad de los asientos ocupados.

Esto es la fase de propuestas de enmiendas. Cuando llegue la votación estará todo Cristo.

En una legislatura de mayoría absoluta como el actual existe un gran contraste entre el tono de las formaciones políticas en la oposición y el gobierno. Las primeras voces son las del grupo mixto: propuestas regionalistas y precisas que caen las primeras durante las votaciones. Hace unos días Celia Villalobos era regañada públicamente por estar jugando con un puto iPad en plena sesión parlamentaria. Lo triste es que es sólo un ejemplo más de la ética laboral de la cámara. Es difícil oír a los portavoces debido al ruido del resto de parlamentarios. No prestan atención. Las otras tribunas para oyentes y prensa están vacías. Los ministros del gobierno desaparecidos. Pdr Snchz habla por el móvil tapándose la boca con la mano como en una película de gánsteres para que nadie pueda leerle los labios. Rosa Díez circula de un lado para otro charlando con parlamentarios. El Doctor Llamazares no ocupa su escaño y permanece de pie junto a los suyos.

Este no es un lugar serio de trabajo. No ahora mismo al menos. Es una lástima que esté prohibido hacer fotografías asistiendo de oyente, porque me gustaría compartir la imagen de las taquígrafas trabajando. Mitad virtuosa, mitad a punto de enviar el aparato a la mierda a golpes. Seré justo: los portavoces del grupo mixto se lo curran. Sus prioridades son de corto alcance. La historia, y en concreto la Guerra Civil, vertebra gran parte de su discurso.

Hay un momento bastante gracioso cuando la presidenta suplente Villalobos regaña a la diputada Ortiz de Izquierda Plural por decir que el gobierno “no tiene vergüenza”. Es gracioso porque de todos los “insultos” que Ortiz este no sólo es cuestionable como mínimo, aparte de basado en la trayectoria tras la victoria del Partido Popular en 2011, sino que es el de los más insulsos. Entre otros calificativos Ortiz usó talibán, que pasó desapercibido. Supuestamente esta gente está dirigiendo el país. Supuestamente deberían tener más preparación e idea que la mayoría.


Por cierto, este es el único discurso de toda la jornada que mereció la pena. Hey Laia, llámame. Haz que vuelva a tener fe en los políticos.

Otro hallazgo que saco en limpio del grupo mixto es la frase de “Esta es la última legislatura de la mayoría absoluta, que ha sido un fracaso” del portavoz de CIU. La mañana empieza a coger carrerilla y tener gracia… hasta que interviene el PSOE.

Hay un momento en la vida en el que descubres cómo el aburrimiento puede llevarte a percibir cómo tus neuronas van muriendo lentamente. Como un edificio en llamas que acaba desplomándose. Las propuestas se explican mediante preguntas que sus compañeros de partido repiten con tono robótico, y que aplauden tanto y tan a destiempo que es difícil oír ciertas palabras. El PSOE siempre ha pretendido salvar el país y llevarnos al futuro, salvo cuando ha tenido poder para hacerlo. Excepto el grupo popular y algunos partidos menores, toda la oposición aplaude. Saben que la fiesta empezará en Noviembre con múltiples bailes de salón, felaciones, promesas, chantajes, y alianzas que resulten en el primer gobierno de coalición múltiple de nuestra democracia moderna.

Es el escenario más plausible, e históricamente el más predispuesto a fracasar.

Pero volvamos a lo que estaba atendiendo: los escaños van ocupándose cada vez más. La última palabra antes de las votaciones la tiene el Partido Popular.

Bermúdez de Castro tiene la palabra. Cristo bendito… ¿cómo describir algo así? Creo que es lo más cercano a traducir el sonido de un puño destrozando una cara mitad pulpa, mitad sangre. El instante en el que un hueso se fractura convertido en discurso. El olor de una casa en llamas traducido en cifras y estadísticas. El sabor a bilis y sangre entendido como orgullosas propuestas de futuro. No vacila, no titubea, no para. Su grupo y él son uno.

Este es el instante en el que la política entendida como fuerza de entendimiento y consenso muere en favor del revanchismo y la intransigencia. La realidad ya no importa, sólo el momento presente. Y la historia es la puta maltratada de algunos usada a conveniencia y con crueldad. Las acusaciones, los gritos de indignación, las risas por parte de ambas partes.

Este no es un lugar de adultos conscientes y coherentes. Todos los problemas del país son de otros. No suyos. Siempre.

Y no, la oposición no se libra: todas las quejas y políticas sociales no ocultan la inanición, el oportunismo perpetuo, y la muerte de la dignidad por la negación de establecer una regulación interna estricta. Si yo llego a mi trabajo tarde, mi puesto peligra. Si directamente no lo ocupo por causas varias, mi despido está más que justificado. Para esta gente no, y es porque les dejamos.

Los sueldos, privilegios y condiciones de la clase política. Es un problema más allá de partidos y de ideologías, es una cuestión moral y de principios. El problema religioso, el caos de las autonomías, el sinsentido de las políticas y medidas por ambas partes que sólo les resultan eficaces cuando crean desigualdad y odio, los restos de eta que aún colean en el debate, etc. Oigo promesas, y en mi mente sólo veo a una figura desconocida e imposible de identificar ejerciendo violencia incoherente.

Es año electoral, todo vale para ellos y para nosotros. Que Dios nos de fuerza y paciencia a los votantes, porque nosotros ya la perdimos hace años. Nos guste o no.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s