[Antiguo] La gente disfuncional

[Antiguo] es una selección de textos que publiqué hace mucho tiempo en redes sociales. Corregidos y adaptados, serán publicados periódicamente en este blog. Para ver más textos en esta categoría pulsa aquí.

(Este texto fue publicado originalmente en 2012)

1. No hemos conquistado el espacio profundo, pero sí sabemos cómo usar Photoshop para levantar los egos de unos pocos y alimentar fantasías de millones.

2. -No sé qué decirte. No sé, es que soy muy pasota, es que soy tímida. No hablo en público porque no me va, chaval. El jefe tiene razón, eh. Para qué hablas sin saber. Es que si la mayoría lo hace pues yo lo hago. Jajajaja. xd. lol. l-o-l. Es que estoy muy loca. Es que soy muy friki. XDDDDDDDDDDDDDDD. No sé qué más quieres. Es que soy así. Es que nací así. Es que sólo puedo ser así. Es que si los demás se molestan, pues que se jodan. Es que yo soy como soy, y punto. Jajajajaja. Jiijijijijij. Jojojojojoj. Es todo lo que se me ocurre. Es todo lo que voy a decirte. Es lo que te voy a explicar. Es lo que me da la gana decirte. Yo. Mi. Me. Cuando. Como. Donde. Quiera. Por.Que.Yo.Lo.Valgo.

-Muere.

3. Hablando sobre castas y maneras de elevarse socialmente por lo cromático, sale esto:

“creo que en realidad ellos también, sólo es otra manera de ser crueles sin necesidad y joder a los que saben que no pueden diciendo “no te preocupes, un par de detallitos y serás como nosotros, pero en realidad no será así y nos partiremos la puta polla viendo cómo lo intentas, puto fracasado feo de los cojones”.

4. El universitario es, sin duda alguna, uno de los peores colectivos sociales del mundo moderno. Al menos en mi país y experiencia.

Lunes por la mañana. Me ha costado levantarme por culpa del desfase horario del fin de semana. Los domingos de resaca por culpa del alcohol, y ni siquiera es una resaca que sea grande porque sólo desagrada y descoloca, empiezan a ser aburridos. No poder dormir hasta la madrugada del día siguiente por pagar el precio de trasnochar con unas agradables 4 horas de sueño.

Ahí entra la cafeína, con la que consigues desarrollar una resistencia natural con el paso de los meses. Uno de los primeros signos de esta resistencia es esos sudores fríos que aparecen cuando tu cerebro y el cansancio compiten para ver quién gana. Es estremecedor, y se suma a la alteración de la coordinación óculo-manual por un temblor constante, la aceleración del ritmo cardíaco y de la visión. Cuando la orina empieza a oler a café es cuando entran las dudas. ¿Posibles riesgos hepáticos? ¿Es hora de pasarse del cortado al carajillo? Dios dirá.

Ahora mismo estoy sentado en la biblioteca de mi facultad, uno de los peores lugares de todo el campus. El colectivo universitario es un animal gregario, se mueve por pulsiones y espejismos morales, y se guía por la avaricia y el miedo la mayor parte del tiempo. He tenido malas experiencias con este colectivo, ninguna especialmente grave. La aceptación de la idea peregrina de que la universidad es un entorno más civilizado que el colegio o instituto cimentaron esto. Es cierto, durante mis últimos años de bachillerato el desconocimiento y la propaganda (entre otras, de mi universidad actual) hicieron daño. Cuando en aquella época preguntaban a un alumno qué quería estudiar, una de sus respuestas básicas era derecho. Ah, derecho. El comodín.

Tengo un amigo que hace coñas continuamente con la gente que estudia FP, a sabiendas de que yo hice una hace años. El mismo amigo hace comentarios sobre una nueva etapa profesional de una amiga en común, a sabiendas del respeto de que la tenemos. ¿Déficit de atención, ganas de tocar los cojones, qué? ¿Qué?, ¿por qué?, ¿y para qué?

En los últimos meses me he dado cuenta de que entre algunas personas de mi círculo de amistades hay un estatismo total. Como si la vida sólo existiese de viernes tarde a domingo noche y el resto de la semana fuese transigir por transigir y no hacer nada más. Gente supuestamente creativa que sólo degluta cultura de baratillo y luego caga cuatro chorradas. Gente que nos abandonó por cuatro videojuegos. Potenciales perdidos. Gente que, sin hacer ninguna de estas cosas, admite o es flexible con estos errores, dando a entender que preocuparse por los demás es una opción y no una obligación. Tengo por costumbre despellejar primero a quien está más cerca y quien más aprecio tiene por mi parte. Es inevitable, es conveniente y es justo. Son amistades/familiares, por supuesto que tienen confianza contigo. Por supuesto que deben escuchar. Por supuesto que tendrían derecho a decirte las mismas, o peores, cosas si se diese el caso y uno mismo fuese quien comete los errores. De qué cojones estaríamos hablando si no fuese ese caso.

La cuestión es que veo cómo ha cambiado todo lo que me rodea en el último año y sigo haciendo el mismo balance: vamos bien, vamos mejorando, vamos comprendiendo y haciendo las cosas mejor. El coste es cometer errores y aprender de ellos. Dios mío, de dónde viene esta tontería moral de intentar mejorar todo y a todos. Si se extendiese, si fuese una moda… Una de las personas más disfuncionales que conozco tiene la Primera Enmienda de decir las cosas tal y como las piensa. Sea sobre ella misma, sobre ti, tu familia, la sociedad, o Dios. Cuántas veces habré escuchado a cobardes alabar tal hábito, cuando es admirable pero no infalible por seguir diciendo su verdad.

El caso es que este fin de semana fui a una fiesta que organizaron varias personas de mi entorno. A algunas las conozco más que a otras, pero mi impresión es buena siempre. El problema es que tras estos ejemplos de virtud y bondad contra todo pronóstico hay siempre parásitos y pobres diablos intentando subirse al carro y ser alguien a costa de pisar a los demás. Está de puta madre descubrir que un tipo que conoces y aprecias tiene éxito internacional en lo que hace, pero es deprimente descubrir lo despreciables e increíblemente estúpidas que son algunas personas de su entorno. Mentiría si dijese que son cosas de la edad y que con 25 años debería haber aprendido a tolerar las chorradas de los niñatos y veinteañeras de ridículo fácil y boca estúpida, pero no es cuestión de edad. Es un estado mental. No hay reglas, ni moral. No hay barreras. No hay nada salvo un fin.

Cualquier cosa, recurso o persona es un medio para conseguirlo. Cuando una chavala de aproximadamente 20 años pretende joder a un ex, colega tuyo y organizador de la fiesta, intentando jugar la carta de los celos. Cuando esa persona va simple y llanamente calentando la polla de todos los presentes sin rumbo determinado, ni siquiera empieza la vergüenza ajena por tantas y tantas mujeres que has visto haciendo lo mismo. Es aburrimiento. Es verborrea venérea aburrida. Es el mismo cliché de cada día. Es una escopeta recortada disparada hacia la sien de uno mismo. Es un suicidio social con vestuario de princesa violada y cubierta de keroseno y grandes citas como “si fueses vestido de determinada manera te comía la polla”. Como aseguré la semana pasada, el celibato es una opción moral preferible, respetable y acuciante si la noche y la mujer cada vez son así.

No sé si seré yo y mi mala fortuna por los nuevos sitios que estoy frecuentando desde hace 5 meses. No sé si será que estoy cambiando mi forma de ver las cosas. No sé la razón del cambio para todo esto. Pero que siga. No sólo se alcanza la iluminación desde el supuesto ideal de meditar en la cima de una montaña al amanecer. No son sólo los héroes los que resurgen tras los peores acontecimientos posibles. Es posible crecer y salir adelante gracias a los errores de muchos. Ver el vaso medio vacío de nuevo para buscar llenarlo, beberlo y estampárselo en la cabeza al primer imbécil que pase. Es ver el orden social que estaba aquí toda tu vida pero no has percibido hasta este momento. Es escuchar una y otra vez frases como “Dios, tienes razón. Es jodido y es duro, pero no te lo puedo rebatir” y pensar en cuál puerta han cogido esas personas: a. “Jódete, prefiero cagar y follar antes que pensar, te doy la razón como a los tontos”; o b. “El cabrón tiene razón, pero en cuanto me tome otra se me olvidará esto”. Que os jodan.

Que os jodan a los de las imposturas en privado y el miedo en público disfrazado de fría educación. A los que se castigan y mortifican pensando que son peores de lo que realmente creen: meteros la puta pose por el culo, seáis del género que seáis. Estáis haciendo el ridículo. Lo peor que puedes hacer es ir con pintas de modelo y una cara preciosa un sábado por la noche buscando la cortesía de un desconocido entrando con la retahíla de clichés de siempre: “no estoy bien, no soy nada bueno, no me aprecian”. Jódete, yo no levanto egos si no me levantan la polla primero. Observad que todas las personas que se desprecian a si mismas hablan desde lo MATERIAL. Es decir, SUPERFICIALIDAD. ¿Habéis encontrado a alguien que se desprecie por su inteligencia, su forma de ser y actuar?

La respuesta de alguien con mundo sería “sí, y por desgracia son personas difíciles de ayudar, colectivo tendente a los trastornos y enfermedades mentales y muy pocas en comparación con los cientos de miles de personas estúpidas que se torturan por el físico”. Me encanta cuando se habla fuera de contexto. El halago fácil buscado a través del halago fácil y fuera de lugar entregado. Que te jodan, me da igual que me digas cosas buenas. Me da igual que te impresionen cualidades que en nuestra sociedad de mediocres se ensalzan. Me da igual que intentes mentirme de forma piadosa. No te codees con la casta de los intocables, tú no lo eres. E intentar dar pena de forma tan patética es tan previsible que personas con menos mundo han sido más imaginativas que tú.

Cuando hablas de ti misma y de lo mal que te van las cosas mentalmente eres para mi una mujer con una uña rota paseando por una unidad de quemados intentando ponerse al mismo nivel de dolor y sufrimiento. Lo siento, tu pose no valdrá conmigo. Los hombres de bien se interesarán por ti por algo más que querer follarte, tu manera de afrontar y hablar algunos temas te delata. Cuando la ingenuidad aparece, mata el alma si la persona es débil. Y en este caso olvidar el fenómeno clásico de “si alguien atrae a otras personas por algo que no sea su físico se debe únicamente a que esa persona ha comprobado que ser superficial no tiene buenos resultados”. Jódete, no intentes pasar por una persona que sabe lo que es estar jodido porque tus problemas parecen de anuncio. Ridículos e insustanciales.

Por toda respuesta a esto llega el miedo. Esa persona no volvió a hablar conmigo toda la noche después de irme yo de la conversación. Con educación, incluso en las peores situaciones la educación represiva moral sigue haciendo efecto.

La gente disfuncional. La gente que le da a me gusta pero no aporta. Los que sólo critican sin motivo ni razón alguna. Los que pasan a poner el jijijaja y se van. Adelante, anormal, la vida real está ahí fuera y sabes que no eres la misma clase de persona. Los que se horrorizan ante cualquier idea que no sea “todovabientodovabienypordiosquesigaasí”, sacaros el palo del culo y empezad a pensar.

Eh, no, no te equivoques. No quiero llevar razón, porque todo esto es algo terrible y espantoso. No quiero tu jodida admiración, y menos si en la vida real tu parte y tu aportación se encuentra entre las cosas que enumero aquí. No quiero que pienses como yo, porque caería en contradicciones. Si quieres una secta, elige entre las muchas que hay, pero aquí se viene a lo que se viene. Si aplaudes como un mono anormal ya te puedes ir largando porque no escribo para ti, juntavotos pagaimpuestos condescendiente. No.

Esto es el cigarrillo después de follar. El postre tras la cena. La paja tras una tarde estudiando. Esto sólo es un puto acto reflejo que sintetiza muchas cosas y evita horrores. Nada más.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s