La Teoría de los coños múltiples

He recibido otra carta de la Lideresa. Insiste en que no revele su nombre real. No tenía intención de hacerlo. Total ya.

Querido Víctor:

La putada de estos tiempos es que lo correcto es extraordinario. Para algunas personas es un milagro no ir jodiendo por joder y hasta ser amable a veces sin ser por dinero o interés concreto. Para otras es como respirar: necesario, inevitable, y un proceso irreversible que te mata cruel y progresivamente.

En esto que, para compensar tanto algodón de azúcar y gilipollez de anuncio, a las amigas y a mi se nos ocurren crueldades. Somos ingeniosas, y sabemos dónde tocar diciendo qué. Cuando creas sufrimiento puedes aprender mucho de otros y de ti misma. Una de nuestras creaciones es la Teoría de los coños múltiples.

Coges a una participante para el estudio, voluntariamente o no, y examinas sus axilas con los brazos caídos en paralelo al cuerpo. Según el número de arrugas y pliegues en la piel, o “coños”, podemos determinar el estado de tersidad y firmeza de su piel. Si esa persona se hincha a mierda y cruza los dedos para que su físico de segunda rente ante babosines el año fiscal presente igual o más que el anterior, o si se toma en serio el hecho de que sólo vivimos una vez. Uno es normal y deseable, dos (o “coños gemelos”) son arriesgados pero plausibles, tres (o “coños múltiples”) son una puta aberración. Eso les decimos; que así va la cosa. Que no deberíamos tomar ni la mitad de sal, por ejemplo. Y ahí nos tienes.

Volviendo al tema, una vez cogimos a un sujeto que se echó en mitad de la explicación cuando vió sus axilas. Nunca se había fijado antes, y nunca volverá a ver a su cuerpo igual. Somos estrictas, y serias cuando empleamos la teoría de la misma manera que los sujetos tratan a los demás por el físico.

Probablemente no deberíamos joder a gente de esa manera, pero no es para tanto. La teoría funciona igual que las corporaciones dedicadas a estética y demás gilipolleces, ¿no?. Crear una falsa necesidad, expandirla, implantarla, someter a la gente.

El propósito real de la Teoría de los coños múltiples no sirve para evaluar el estado físico de nadie, sino su mentalidad para con su físico.
Para ver si eres otra gilipollas superficial impedida mental o alguien que pone las cosas en su sitio. ¿Quién es tan idiota de conocer y creerse una premisa así y echarse a llorar en menos de cinco minutos?

Como se dice en mi casa: que se jodan.

Tuya.

Lideresa.

Esto no me lo esperaba, pero sigue contando lo que quieras. La libertad de expresión suele ser gratuita.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s