El sueño malvado y estúpido

El sorprendente rumbo de los acontecimientos me ha llevado a recibir un mensaje de la Lideresa. No sé por qué ni con cuál intención. No le importa que lo publique aquí.

Ella escribe esto:

Tuve un largo sueño esta noche. Malvado y estúpido. Tenía sabor a la vergüenza ajena que dan los idiotas que en el metro pulsan los interruptores de las puertas, sin darse cuenta aún de que sin indicación luminosa no se abrirá. Malos transeúntes, no habrá mamada de pasada este fin de semana.

Vuelvo al tema. En lo alto de la Torre Madrid miraba al horizonte y descubría que el sol salía por el norte. Sus rayos incidían en todas las ventanas que estallaban en llamas. El edificio empezaba a desmontarse, y sus fragmentos crearon una gran serpiente de piedra, hormigón y cristal que empezó a sisear contra un adversario en la distancia. Invisible para mí en ese momento.

La serpiente me dejó bajarme amablemente, y vi la otra criatura que se acercaba: una rueda de unos 50 metros de largo que bajaba por Gran Vía rebotando contra los edificios. Agresiva e imparable, formada por coches, árboles y demás cosas. Las dos criaturas empezaron a luchar. A pesar del estruendo de la lucha, podía ver varias personas aún vivas en el interior de varios coches pidiendo ayuda. Sólo podía mirar sin hacer nada más. La ciudad estaba vacía.

A cada impacto de la serpiente a la rueda escuchaba menos voces.

Mientras que la rueda intentaba usar su gran peso para aplastar, la serpiente esquivaba ágilmente todos los envites. En uno de ellos se enroscó rápidamente y cómo una honda lanzó al aire a la rueda. Intenté correr hacia uno de los edificios para protegerme pero la serpiente fue más rápida y me cubrió.

La rueda impactó contra el suelo, reventando en miles de trozos y destrozando la ciudad. La serpiente aguantó el golpe, y me dejó ir.

Había sobrevivido. Ella no. Se hizo el silencio.

Cuando desperté estaba inmóvil y con los ojos llorosos. Nunca he entendido que en las películas la gente se despierte a gritos, ni respetaré a ningún gilipollas que use ese tópico aunque se dedique a cagar Mona Lisas a tiempo parcial el resto de su vida. Cuando tienes una pesadilla estás inmóvil y en silencio, asegurando de que estés a salvo.

Creo que necesito ayuda profesional, Víctor.

Quizá. O quizá alguna manera creativa de encauzar cosas así. No lo sé. Los sueños son sólo otra manera de recordar lo poco que llegaremos a controlar y entender nuestro cerebro.

¿Qué más maneras tienes de ser creativa?

Un comentario en “El sueño malvado y estúpido

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s