“Su voto, gracias”

Tras ver las primeras noticias de las elecciones europeas, y ver como la formación liderada por Pablo Iglesias Turrión, PODEMOS, se ha convertido en la cuarta fuerza política de España más votada…no sé si a modo de pataleta o reflexión, quiero decir:
El voto es libre y secreto, y cada cual vota lo que quiera (un familiar mio ha votado a Gandalf, era el mejor candidato), pero me gustaría que la gente que se ha decantado por PODEMOS y que ha sido seducida por el bastardo arte de la oratoria de Turrión, hubiera estudiado y/o vivido más de 5 años en Somosaguas, en concreto en la Facultad de Ciencias Políticas, pues PODEMOS, sale de allí. Que sintiera en carne propia como esas personas, que ahora se erigen como defensores de la dignidad el pueblo, obstáculizan y boicotean con todas la artimañas burocráticas internas de la Facultad a las personas que forman parte de asociaciones culturales no políticas (como es mi caso, por partida doble), a las actividades de estas últimas, así como intentar hundirlas. Que sintiera como tus notas son rebajadas o te suspenden porque tus coordinadas ideológicas son diferentes a las suyas.
En fin, podría hablar más, pero lo leerán cuatro. Los que han conseguido cinco escaños hoy, son los que a muchos de nosotros nos han hecho la vida imposible en la Facultad.
Gracias…
Alumno de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense a punto de licenciarse.

Sin duda ha habido tres hechos puntuales que han matado la poca seriedad con la que empezaba la campaña por las elecciones al parlamento europeo 2014:

1. El asesinato de Isabel Carrasco y el subsiguiente debate sobre la necesidad de restringir las leyes de libertad de expresión o reforzar crímenes contra el odio. Recordar hombres como Castillo y Calvo Sotelo es imperativo. No tenemos las circunstancias ni la situación de esa época, pero sí la inconsciencia y altanería de empezar una posible serie de catástrofes sociales que se desboquen.

2. Irónicamente, la final de la Copa de Europa. Sin despreciar el fútbol ni la competición, la crítica va a los medios. Como con los estafadores y mentirosos, a veces hay que preguntarse qué es lo que nos dejan de contar en beneficio de una cobertura sobredimensionada. Distracciones.

3. El debate de la propia campaña, que convirtió un breve y tímido baile de proposiciones y ataques a los oponentes en equilibrio en un tiroteo múltiple. En un jodido mexican standoff en el que no gana nadie.

Hablando de herencia política es fácil echar culpas: a nuestros abuelos por haberse dejado dominar tantos años en la dictadura, a nuestros padres por haber tolerado una Transición a medio gas, y a nosotros por habernos relajado disfrutando de un ya caduco estado de derecho y bienestar. La pregunta es: ¿de qué culparemos a nuestros hijos? ¿De cómo nosotros no les enseñamos más que a vivir a corto plazo? ¿De coger los peores ejemplos posibles a nivel cultural, social y moral y elevarlos a ídolos riéndoles las gracias sin enseñarles nada más?

La culpa, como las hostias, va siempre en dos direcciones. Ya no es ese mantra para débiles mentales de “quien siembra vientos recoge tempestades” sino de un simple “no esperes que las cosas mejoren si educas a tus hijos en la puta ignorancia. Hijos que quizá hayas tenido sin pensarlo seriamente y como un adulto, bastardo”.

El día de las elecciones reviso publicaciones de conocidos y extraños. Veo risas, insultos e idioteces. La mismas risas que habrá después al ver las sucesivas subidas de impuestos, los mismos insultos ante los próximos recortes de derechos, y las mismas formas idiotas de “protesta” que acaban en nada. Empezando por la abstención. Los resultados llegan, como una amiga borracha a tu casa de manera imprevista. Sudada, cachonda, innecesaria. Ninguno de los dos conseguirá lo que quiere, pero al menos viviréis sin mataros.

Votamos por los demás. Por tirotear figurativamente las aspiraciones de los rivales. Para que el vecino no triunfe. Y cuando no, por mera indigestión política. Economía, historia, psicología, sentido común. Esas son las asignaturas pendientes en cualquier país civilizado que en nuestro caso son tumores a nivel estatal.

En el siglo de los mediocres ilustrados, del conocimiento fácil, rápido y con poca profundidad, los fallos son más destacables y despreciables que nunca. ¿Cuántas personas conoces que hayan leído las leyes del Reino, comprendan sus estructuras de poder y las supervisen con los boletines oficiales? La política española no integra, sino desgrana y separa al electorado por razones históricas, sociales y religiosas. Pretendidos baluartes de cualidades y aptitudes nobles.

La derecha es, y siempre será, salvaguarda de Dios, la patria, y la regresión. La izquierda libertad, derechos y consenso del pueblo. ¿No? Los dos partidos se deshacen como una manzana podrida. Formaciones menores aumentan. Un 54,16% de abstención. Es un éxito a la española: a medias, con miedo, y casi siempre a costa de la sangre ajena y no el sudor propio.

resultados parlamento europeo 2014 españaFuente: El País.

Incluso los partidos más honestos y terrenales sólo sueñan con poder derrotar a las castas del bipartidismo. Nacen para ganar sin techo alguno, dicen. Esperemos que su utilidad no termine fuera de platós de televisión donde se realizan debates de fin ya predeterminado por los inversores de la cadena.

Llamadme gilipollas, ingenuo o idiota, pero la gente va primero antes que ese ansia asesina por el triunfo. Y añadamos algo más: es ahora más que nunca cuando los nuevos partidos pueden dar ejemplo. Cuando pueden dejar de ser casta, como algunos dicen. Renuncia absoluta a las dietas y privilegios del europarlamento, transparencia absoluta en las listas electorales/financiación/funcionamiento interno. Y la lista continúa, empezad.

¿Podéis prometer eso o habéis llegado después de ganar para quedaros como los nuevos hijoputas al mando (más dispersos y pequeños) con diferentes collares?

De muchas formas de definir, teorizar, y opinar sobre la democracia y su universo interno siempre me quedaré con una diatriba en dos extremos entre el Presidente de los Estados Unidos y Spider Jerusalem:

Spider: no existe la verdadera América. Ni la verdadera ciudad. Existe lo que queremos que exista.
Presidente: La ciudad entera me votó, ¿sabes por qué? Porque sólo quiere televisión decente. Cuatro monedas para comprar alcohol, y una mamada el sábado por la noche.

Ahí tienes tus dos España, sintetizadas en menos de un párrafo.

De nada.

Un comentario en ““Su voto, gracias”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s