[Actualizado] I International Cosplay Ball Spain

Estoy en medio del I International Cosplay Ball Spain (anteriormente I Grand International Cosplay Ball Spain) en Penelope, una institución que ve con perplejidad transformado su ambiente habitual en un desfile de estilismos erráticos. De ensayos, maravillas eventuales y muchos errores. Otakudamned es la organizadora del evento.

20140322_212954 El aforo de la sala supera el millar de personas, en la hora en la que escribo esto hay menos de 100. Podemos considerarlo como un fracaso de público. Largas y rabiosas fueron las respuestas al precio de las entradas (20 euros en el Japan Weekend, 22 por internet y 25 en taquilla). Rock y pop comercial se mezclan con openings y endings de anime.

20140322_214111

La gente baila, aislada en grupúsculos, está más atenta del estado de su vestimenta que del ritmo de la música. Sentado en uno de los múltiples y cómodos sillones repartidos por la sala contemplo al triunfo y fracaso del mundillo. A pobres diablos buscando la atención de aparentes princesas, al catering siendo rapiñado como si estuviésemos en tiempos de guerra. Y yo estoy a la espera de llenar mi estómago y ver si realmente estoy entre seres humanos o poses de cartón piedra.

IMG-20140322-WA0071Tury Taicho, una de las heterodoxias andantes más recientes del mundillo, asistió a la fiesta.

Veréis, esto es una acepción mal digerida del Excepcionalismo. Sería fácil tirar de verbigracia y desacreditar el evento tildando a su audiendia de ridícula. Es un mero espejismo. A medida que la noche avanza los bailes se aceleran y los gritos aumentan. He visto ejemplos de manual, autoridades textiles ficticias. También es difícil explicarme mi aparente calma, mis 70 pulsaciones por minuto y la ausencia de priapismo en mi persona. Entonces aparecen las Reinas Transoceánicas Mogu y NadiaSK, que desfilan con canciones de Disney sobre el escenario.

El talento que cambia el mundo es el que abarca cualquier disciplina. Las dos Reinas podrían ser violeteras y seguir triunfando igualmente. Pero como en los cuentos de hadas, hay drama: cuando invitan a los djs a bailar el contraste es estremecedor. Ver una Reina bailando con alguien que lleva deportivas con alitas. Tal cual.

La resolución es previsible: acaban bailando las dos, unidas de nuevo.

20140322_211423

Comienzan las canciones lentas. Las parejas se juntan. Amigas se protegen entre ellas de la posibilidad de que sean objetivo potencial. Un par corren al fondo de la sala, donde un caballero las tienta con honestidad. Timidez, sobriedad, tontuna. El pobre chaval sale de allí con una ligera decepción. Faye Wong canta Eyes on me. Y decido que es hora de fumar. El tabaco mata, pero los interludios de fumar me salvan la cordura.

Creo que es buen momento para una buena ración de contexto: como de una llamada religiosa se tratase intento enderezar mi senda. Vivir de manera sana. Divertirme sin subterfugios. Es sano, bueno y recomendable. Solo que por hoy no toca. Al volver asalto la barra y mientras me sirven tengo que improvisar como intérprete entre una camarera y las Reinas Transoceánicas, que preguntan si pueden pagar sus consumiciones después al no disponer del dinero allí mismo. La respuesta de la camarera es un previsible no.

IMG-20140322-WA0020No sé qué es esto. No recuerdo haber hecho esta foto, pero por la hora calculo que fue en la fiesta. Mola.

La copa que he podido conseguir la he matado en menos de 10 segundos. Incluso para mis estándares es todo un récord. Veréis, entrada la fiesta en la segunda mitad es heroico no permanecer inerte. En las pantallas de la sala se proyectan videos grabados en eventos del país. La música es un agradable recordatorio de grandes éxitos. Necesitamos más gente. Necesitamos anarquía.

Esta gente necesita de manera catedralicia alcanzar un estado alterado transitorio. Por Dios y por la patria.

Bailes tímidos esporádicos, cucamonas entre amigos, dramas y miradas asesinas lanzadas sin disimulo. Gritos. El cosplay sigue siendo, como otras muchas manifestaciones socioeconómicas provenientes de acontecimientos culturales, un ente multidisciplinar que llevado a la maestría nos trae ejemplos de belleza y originalidad. Ya sea jugando en las grandes ligas de cosplayers en concursos, o tirando del humor situacionista y la imaginación. La letra pequeña es que, como en el arte, la perfección de una forma de expresión no trae de forma inseparable que sus implicados sean ejemplos de humanidad.

20140322_201019Por alguna razón estuve atento a este sitio esperando que el catering fuesen perritos, pero no…

La anécdota anterior en la barra es la más destacable entre las muchas que he podido presenciar y escuchar. Cosas como el hecho de que los camareros que servían catering diesen vueltas en círculos por la sala (medida que para cualquiera que haya trabajado en hostelería resulta obvia para que el público no se concentre en una parte del recinto), las existencias en la barra, o el funcionamiento de algo tan simple como un ropero (no confundir con consigna).

Una sugerencia: una práctica que he visto en grupos pequeños de mujeres en discotecas para evitar dejar pertenencias vitales en un ropero durante una noche es la de agruparlas en un único bolso, que deberá llevar la persona más responsable/menos intoxicada/drogada del grupo). Quejas derivadas en su mayoría de la inexperiencia de quienes no están acostumbrados a frecuentar determinados ambientes, y que en último término resultan entrañables. Todos hemos pasado por esa fase de incredulidad y furia vacía ante costumbres que nos sobrevivirán. Sobre todo cuando fuimos menores de edad y empezamos a comprender la moviola.

La fiesta es como la revolución, porque la mayoría de las veces es la gente la que la destruye. Los djs contratacan subiendo el volumen y tirando de rock. Eficientes salvadores. El catering está desaparecido en combate, suficiente para permitir la ingesta de alcohol. Y llega la catarsis: gran parte del público empieza a lanzar gritos de admiración y lujuria a los participantes de un video de lipdub. La sentencia está marcada. Las copas tomadas. No hay más. No se puede hacer más. Decido no ver más, e irme.

Es curioso comprobar que a la hora de la verdad no controlas lo que una fiesta puede aportarte o hacer por ti, sino al contrario.

El I International Cosplay Ball Spain Madrid 2014 ha sido un éxito de organización, pero un gran fracaso de público en su mayoría. En caso de que se celebrase otra edición asistiré encantado, pero antes de eso una simple reflexión: hay que actuar primero desde el presupuesto hacia el propósito y no a la inversa. Si algo nos ha demostrado el salir a la calle y tener cierta apertura de miras es que las fiestas temáticas bien planteadas y organizadas pueden tener éxito y acabar siendo eventos regulares. La gracia está en no contentar sólo a los habituales y expertos del tema, sino que quienes no frecuenten sitios así necesiten volver. Citemos los casos de las fiestas dedicadas al LoL o las Asian Party.

Pudiendo crear un ambiente acogedor a un precio asequible en el lugar adecuado, el concepto de fiesta cosplay podría llegar a ser tan habitual como el de tener resaca los domingos.

Más fotos del evento aquí:

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s