“Heads or Tails?”

 

Estoy un poco cansado de la sorna, el discurso apátrida y la chanza a medio gas propia de los que aún creen que desde las normas se pueden cambiar las normas. Es como ver a un niño pequeño aguantarse las ganas de mear y ver su cara de angustia mientras instintivamente se encoge sin saber qué hacer y sin que le den indicaciones.

He visto a ancianos borrachos vagabundos con más sabiduría que estos quiero y no puedo. Y con más honestidad: si amas algo o alguien, y eres lo suficientemente listo, serás capaz de ver las cosas buenas y malas que tiene. Y si eres alguien digno de respeto intentarás ayudar a eliminar esos fallos sin posicionarte moral o emocionalmente sobre aquello o aquel que amas. De no ser así, sólo serás un hijo de puta más condescendiente cuya primera directiva será el “pobrecito, ¿no ves lo que sufre”?. Ya, a tomar por culo y largo de aquí.

Además, el día que un puñado de universitarios modernos de provincias representen a nuestra generación estaremos bien jodidos. Sombrero de San Patricio de Guinness incluído.

Posdata: país de pandereta será tu puto pueblo. El progre arquetipo siempre creará etiquetas estúpidas y rampantes para justificar su falta de discurso. Porque todos los males siempre son ajenos y nunca propios. Caga o deja libre el vater, pero deja de insultar a mi puto país sin hacer nada que merezca la pena para cambiarlo y mejorarlo.

Por el otro lado tenemos esto: el discurso autoparódico, cruel, déspota, ignorante, misógino, paleto, homófobo, temeroso de Dios y del cura de su barrio pero no del daño que hace, estúpido, cobarde, y pasivo-agresivo desde los tiempos en los que no pueden expresar su “deseo de engrandecer este país Por La Gracia De Dios” disparando en la nuca a quien se opusiese.

O por garrote vil. O por múltiples métodos y excusas más. Inventamos muchas cosas. Hay historiadores que piensan que inventamos el waterboarding. No, no es una práctica molona como el kitesurf en La Línea de la Concepción con que impresionar a incautas, paleto de los cojones. Búscalo si no lo sabes.

La cuestión es: ¿por qué es la misma derecha la que posee/controla medios? La derecha clerical, homófoba y paleta. ¿Por qué no la casi inexistente derecha, o supuesto centro-derecha, que ha superado la etapa de llamar putos rojos a quien no piense como ellos?

Con casi el 70% de los votos congregados entre los dos principales partidos, la política se parece más a Duelo a garrotazos que a un debate consecuente y coherente del que depende la marcha de un país. Un Duelo donde los dos contendientes están borrachos, drogados, cegados por sus prejuicios, con sus correspondientes marionetas mediáticas, sus putas, sus chulos, sus campañas de corrupción y lavado de imagen periódicas, y sus mediocres armas propagandísticas: simples pulsiones que se resumen en “tu vecino piensa diferente y pretende ser mejor que tú, ¿se lo vas a permitir ?”

Esto es la Democracia en nuestro país.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s