Image
[Actualizado: ante la subida de visitas a este post, aprovecho para rescatar la sesión de fotos que Sergio Gutiérrez y yo hicimos en el antiguo edificio Telefónica de Plaza de España con Cuesta San Vicente en Septiembre del año 2012. Tras meses de ocupación del edificio, visitas de cientos de jóvenes, quejas ante el Ayuntamiento de vecinos y comerciantes de la zona, la policía evacuó y precintó el edificio en Octubre. Sabíamos que la situación iba a acabar así y aprovechamos para despedir uno de los mejores lugares y miradores de toda la ciudad. No más atardeceres contemplando la parte Oeste de la ciudad, Casa de Campo, etc. Ni más noches de sólo oír el ruido del tráfico, los gritos de fiesta en la distancia, y las risas en la azotea. Actualmente ha desaparecido, desarmado pieza por pieza, y será construido un complejo hotelero en su lugar. Los que pudimos subir y ver echamos mucho de menos el edificio.
El caso es que tras la sesión, me quité el disfraz y estuvimos hablando un rato con chavales que estaban allí. Nos preguntaron qué hacíamos, se lo explicamos. Buena gente, curiosa y con respeto. A algunos les sacaba casi 10 años de edad. Llegamos a la siguiente conclusión.]
“No soy cosplayer. No interpreto. No finjo ser quien no soy. Sólo me disfrazo y voy así donde corresponda. No hago poses estúpidas. No tengo por qué tirar de lo fácil y convertirme en el ídolo de pajeros. No soy mujer, así que tampoco enseño las tetas. No tiro de cartones pintados con temperas y de candidez para justificar un mal resultado en un disfraz, directamente no lo hago. No compito en concursos. No tengo fechas de entrega. No tengo fotógrafos profesionales que me acosen.
No hay photoshop en ninguna de las fotos que vas a ver donde salga disfrazado. No me paso los meses siguientes a cualquier evento criticando a jueces y organizadores, y calumniando a rivales y vencedores. La única opinión válida que podré valorar sobre lo que hago será de respeto o moderado entusiasmo. Me dan igual las modas. Me da igual la corriente. Me dan igual las élites. Me da igual que enseñes lo que enseñes, desde la primera casilla de este juego ya has perdido por ser sólo otra calientapollas más con una excusa imaginativa.
No intento guardarme mis triunfos como algo propio, secreto e intransferible. No soy el personaje, soy un fan del personaje. Me tomo en serio esto lo suficiente para saber dónde marcar los límites, que quedan bien lejos de los tuyos por ser mejores y por no tener presión alguna de impresionar a nadie (para bien o para mal). No hago el ridículo por apuestas, por virginidad crónica o por falta de autoestima.
Y si tienes algún problema, dímelo en la calle. Con o sin máscara, no sería la primera vez que arremeto con cualquier anormal bocazas.”
Resto de fotos aquí:

2 comentarios en “

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s