A veces, cuando la podredumbre del odio te rodee, tienes dos opciones: estallar, o volver a tus asuntos y recurrir a algo que te haga sentir bien. En mi caso, en vez de comentar unas cuantas cosas que unos colegas me han pasado con las mejores intenciones pero con el único propósito de entretenerse tirando de odio y risas, yo voy a por tiras de bacon.

Bacon, y demás clases de carnes. Ayudan.
Y esto:

Un comentario en “

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s