Sectores de presión social y cachondeo institucionalizado

Como con otros tantos sectores derivados de algún proceso creativo, el cine permite vislumbrar lo mejor y peor del imaginario humano. Es curiosa la dualidad que existe en los aficionados que son capaces de sumergirse completamente en cualquier historia (digerirla, regurgitarla, cagarla, reflexionar sobre ella y repetir) y que al mismo tiempo están con los pies en el suelo. Sin desvaríos ni alarmismo. Al César lo que es del César. Pulsiones ácratas compartidas con todo Dios por el mero placer de poder, y de paso querer, hacerlo. Impulso primario que desde la barrera se contempla con escepticismo y a veces risas. Pero luego te encuentras a gente así.

Y más de uno hace el ridículo de su vida, jodiendo a otros sin necesidad. Ni finalidad. ¿Para qué?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s