Me encuentro ahora mismo en la biblioteca de mi facultad. El sistema de préstamo se regula según le de la gana a cada biblioteca, lo cual crea bastantes problemas hasta el punto de tener que tomar nota de las reglas específicas si se tienen que visitar varios centros. En algunas el sistema de préstamo desde depósito (coger un papel, apuntar signatura y demás datos, entregar y esperar entre 15-25 minutos) funciona a la perfección, en otras no. De toda la vida me ha llamado la atención el hecho de que (de las que conozco) sólo se presten correctamente los dvds en Ciencias de la Información. Me explico: el sistema autoriza a los estudiantes 2 títulos audiovisuales (discos, dvds, etc.). Lo que entienden la mayoría de las facultades por “título” es el disco en si mismo, que viene acompañado con un código de barras y dos tiras magnéticas anti robo. Esto supone que sólo se prestan dos discos, no películas/estuches de series/packs completos. La división de los dvds depende más del formato del empaquetado y envase que de una división hecha con cabeza. Así, cosas como la trilogía de El padrino, que viene en varios estuches pequeños de cartón dentro de otro más grande, se dividen entre 4: las tres películas y el disco de extras. Mientras que en otros casos, como por ejemplo el pack de Leni Riefenstahl contiene tres discos en un único estuche.

Pregunta, quiero una película pero tiene tres discos, ¿qué hago? Descarte.

Lo que en Ciencias de la Información es un mero trámite a la hora de anular la prohibición automática de prestar más de dos títulos pulsando un simple pop-up que aparece en el ordenador de préstamo, para el resto de bibliotecas de los dos campus (que conozco y he usado, que no son pocas, insisto) es algo inamovible. Cosa que no entiendo. Sería gracioso coordinar a un grupo de compañeros de clase para cogerla en préstamo entre todos. Cualquier serie que venga en un solo estuche sirve como ejemplo de esta clase de molestias. La coña es: ¿en una semana que dura el préstamo, para estudiantes, da tiempo suficiente a ver una serie de 22 capítulos?, o ¿qué sentido tiene coger en préstamo una serie en dvd?, ¿es para ver el diseño de los menús o algo?

Estas molestias, similares a la imposición técnica de no poder saltar logos de productoras, distribuidoras o mensajes antipiratería en los dvds de películas/series/etc, hacen que des gracias diariamente por la posibilidad de ripear cualquier formato físico.

Mención aparte por la caídas del sistema de búsqueda, la lentitud de algunas bibliotecas a la hora de realizar préstamos, o la desidia a favor del sistema de autopréstamo que provoca colas y confusiones. De esas que sólo requieren lavarse la cara con agua fría para espabilarse y hacer las cosas bien. Una lástima que un detalle así dificulte la búsqueda en un, por otra parte, tremendo catálogo bibliográfico y audiovisual. La facultad de Filología. El autopréstamo facilita las cosas, pero no agiliza el servicio. Lo mismo se puede decir de algunos empleados: la mayoría ayudan, otros sólo hacen el ruido suficiente para que las pocas veces que vayas allí a estudiar decidas irte a las mesas más alejadas de la entrada de la planta superior (de la que en ocasiones caen objetos sobre las estanterías y las mesas de estudio o Internet). El tema de las mesas de estudio en periodos de exámenes merece otro post.

Los ordenadores con acceso a Internet son harina de otro costal. Funcionan decentemente y la conexión es rápida, tanto que más de una vez me he encontrado a gente bajando auténticas burradas de archivos sin que ningún equipo se quedase colgado. Pero no hay flash. No. Adobe Flash está desactualizado, y el ordenador no permite instalarlo sin permisos de administrador. Youtube funciona en Internet Explorer pero no en Mozilla. Ah, Mozilla no viene con los ordenadores, equipados obviamente con el paquete completo de Office. Mozilla si puede instalarse, casi cualquier otro programa no. La gente usa en la mayoría de los casos:

  1. Tuenti o facebook.
    Aguzando la vista puedes quedarte con la contraseña de más de uno, o directamente encontrarte cuentas sin cerrar.
  2. Youtube.
    Se ve fatal al no poder actualizar flash.
  3. El Marca o similares.
  4. Algún programa de Office.
  5. Badoo o similares.
    No es coña.

Me encuentro entre los pocos que sistemáticamente usa auriculares cuando está en la biblioteca usando Internet. Hoy me compré unos auriculares, los anteriores murieron previsiblemente, y de la misma manera: el auricular izquierdo no funciona y no hay manera de arreglarlo.

En su lugar pillé unos intraurales, de los que se insertan en el oido. Son bastante incómodos, difíciles de ajustar y en toda la mañana ya he notado que mis oídos los odian. Además, la calidad es bastante peor. ¿Debería pillarme los de orejeras la próxima vez y quedarme sordo del todo o pasar e ir sin escuchar música por la calle, meditando según convenga? Con los años la segunda opción mola cada vez más.

Volviendo al tema, es frecuente encontrarse documentos en el escritorio o en mis documentos de otros estudiantes que acaban de utilizarlo y que no se han molestado en borrar nada. La recomendación es un reinicio por motivos de seguridad, los ordenadores borran todo documento no guardado en Mis documentos. En otras áulas de Internet se borran todos los archivos. De nuevo, depende de las normas de cada biblioteca.

Pero lo más descojonante de todo el asunto son los olvidos. En los años que llevo en esta carrera la cantidad de personas que se han dejado un usb, carteras u objetos en las mesas de los ordenadores para no volver a por ellos es alarmante. Sobre todo el tema de los usb. Una cartera puede venir sin demasiada documentación, quizá alguna tarjeta de crédito, o el dni y el dinero justo para volver a casa en metro y ya está. O no. Los usb de la gente pueden venir con apuntes de clase, archivos del Campus Virtual, curiosidades sin importancia, o solicitudes de becas al Ministerio de Educación, currículums, documentación del seguro, datos personales, fotos privadas, etc. Toda esa clase de información que por alguna razón llevas contigo y con la que no tienes el cuidado suficiente. En estos casos, lo mejor es devolver el usb al mostrador de préstamo y decírselo al personal de la biblioteca. Cosa que tampoco funciona, pero que al menos no empeora las cosas. Esta persona tiene suerte de que sus datos no hayan caido en manos de alguien que pueda usarlos para joder de verdad. Sin motivo alguno. Y sólo por diversión. Tal cual.

En serio, la gente a veces es gilipollas. Hay que tener cuidado con las pertenencias de cada uno. Que luego vienen los disgustos y los llantos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s